en el que las calles de Londres amanecían un buen día plagadas de cajitas negras-Otros